BIENAL DE ARQUITECTURA DE VENECIA 2016 | El Gran Impacto de lo Social

Texto: Arq. Alejandro Saldaña Perales

           A partir del 2016, es claro que una corriente social es el tema predominante en el mundo de la arquitectura contemporánea. El prestigioso premio Pritzker de arquitectura ha sido entregado a Alejandro Aravena, arquitecto chileno que ya se había formado un nombre en el área con su oficina de Elemental. El arquitecto chileno fue designado curador de la Bienal de Arquitectura de Venecia 2016, en donde la temática de la edición 2016 ha sido la interacción del arquitecto, la comunidad y los procesos sociales involucrados en la construcción y operación de estas obras arquitectónicas.

           Alejandro Aravena no es ajeno a los temas de la Arquitectura Social, ya que gracias a sus proyectos experimentales habitacionales en Chile que ha obtenido atención del mundo de las artes, cultura e incluso de política. En México, ha replicado este mismo modelo habitacional en Santa Catarina (Nuevo León); dándonos un vistazo del potencial que tiene esta arquitectura, que se ha desarrollado en su oficina, de crear comunidades sustentables, seguras y que generen una condición de vida mejor para sus habitantes. El título que Aravena ha elegido para la Bienal de Venecia ha sido titulada “Reportando desde el frente”, pues se pretende que el desarrollo de comunidades sustentables generen bienestar y plusvalía a estas mismas, y los efectos positivos de estas medidas sean los verdaderos protagonistas.

           El arquitecto no ha sido relegado a un papel secundario, sino que las comunidades son quien reciben las obras de manos de arquitectos, quienes pasa a tener un lugar protagónico junto al arquitecto. Un lugar en donde la comunidad también forma parte de los procesos de diseño y de construcción. Procesos de los cuales las comunidades afectadas (positiva o negativamente) por estos proyectos eran alienadas.

     El movimiento toma su  fuerza de una   nueva conciencia  social que ha experimentado con la arquitectura de países en desarrollo. Organizaciones como la norteamericana Architecture for Humanity  y sus publicaciones de Design like you give a damn1 han dado vuelta alrededor del mundo desde hace más de una década. Universidades, tales como la Universidad de Auburn y su ya prestigioso Rural Studio, han marcado pautas referentes al diseño inclusivo.

            No solo se ve a esta corriente como un potencial benefactor de los sectores menos afortunados de la sociedad, sino como una oportunidad política de dar un mensaje; el hacer notar que hay gente que aún carece de vivienda digna. Además, el movimiento recalca la falta de acceso a recursos vitales para la supervivencia humana, ya sea en el campo o en la urbe. A la par del desarrollo social, el movimiento recurre a métodos tradicionales y locales de construcción, en algunos casos el uso de materiales reciclados es una opción económicamente viable.

           La Arquitectura Social ha tenido gran impacto no solo en países en desarrollo, las naciones más poderosas y adineradas están tomando nota de esta ola de necesidades que aquejan a sectores marginados dentro de estas sociedades avanzadas. Dentro de la filantropía impregnada a este movimiento, se han descubierto maneras de brindar las mismas fórmulas a distintos sectores sociales, incluso los acaudalados. Para esto se deben de replantear los enfoques con los que la arquitectura es impartida y enseñada en las universidades, determinar los valores y principios sociales que los arquitectos llevan de la mano: la capacidad de construir nuevos mundos para sus distintos usuarios.

           Este movimiento denominado Arquitectura Social ha venido a redescubrir viejos elementos y paradigmas en la profesión. La arquitectura social es difícil de definir pues no pretende ser una corriente o moda, en especial una que desaparezca en el mediano plazo. Según el Dr. Pedro Pacheco, maestro en la Escuela de Arquitectura Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey (2016)2, la arquitectura tiene por naturaleza una vocación social. Anexa a la profesión, existe una responsabilidad social al hacer arquitectura.

          El arquitecto suizo, Peter Zumthor (2003)3, dice en su libro Atmosferas, que el clímax en la arquitectura es la construcción misma, pues es el momento más cargado de emociones y por lo tanto de poder. Después que esta termina, la arquitectura simplemente es; por ese razonamiento sabemos que durante la construcción es cuando se le otorga vida a una obra. Es por eso que la arquitectura social es un movimiento que se desarrolla primeramente durante la construcción. Obras en las que el mismo usuario participa, cargan de emoción a estos proyectos; tal como lo menciona el Arq. Carlos Chávez (2016)4 de La Cooperativa. El colectivo opera en la colonia Pro Vivienda Popular, un exitoso caso de vivienda social. Chávez ha actuado como detective forense de esta colonia con la finalidad de recopilar y organizar toda la información que permita a los habitantes de este sitio el preservar su historia. Labores como esta han permitido realizar un análisis crítico de las estrategias urbanas y sociales empleadas en esta comunidad y potenciar su aplicación a diversos contextos.

           Cuando el usuario puede participar en la planeación, diseño y la construcción de arquitectura social, es este grupo de individuos el más beneficiado. Beneficiados pues ahora su obra está llena de experiencias y de emociones; emociones que son compartidas no por individuos sino por familias y comunidades. Así lo menciona Jesús Alvares (2016)5 de Hola Vecino, una asociación civil dedicada a fomentar y fortalecer las actividades vecinales en pro de una mejor ciudad. Un proceso que a través del tiempo va formando apego emocional con aquello que se ha construido e invita a la comunidad involucrada a respetar el lugar y dignificarlo, dándole un poder social que no se le puede dar de otra manera.

          El Arq. Manuel Martínez, uno de los arquitectos involucrados en el proyecto de Villas Asistenciales en García, Nuevo León (2016)5, cree que la arquitectura social vendrá a redefinir conceptos urbanos contemporáneos. “El fin de lo privado y el comienzo de una ciudad más abierta y plural, en donde las necesidades de todos sus habitantes son tomadas en cuenta.” (Martínez, 2016)6. “Un conjunto urbano será sustentable solo cuando se haya incluido a todos los sectores de la población, y al serlo brindará un ambiente propicio para el desarrollo humano y económico de una ciudad.”

           “Para llevar a cabo un proyecto de tal magnitud, se debe entender a la ciudad como un conjunto de comunidades que a su vez están unidas en torno a una serie de procesos y edificios que les dan identidad y los caracterizan. Las comunidades se identifican con estos edificios al considerarlos parte de ellos, de su historia y de la historia de su comunidad; las obras se hacen bellas.” Así lo afirman los arquitectos César Guerrero y Ana Cecilia Garza (2016)7 de Comunidad Vivex, una asociación civil que trabaja bajo un modelo de participación, colaboración y autoconstrucción. La belleza de la nueva arquitectura radica en el apego y la relación que existe entre el usuario y materia. Una relación que se formó durante el proceso de planeación, diseño y construcción. Una relación en donde la sinergia genera conocimientos para ambas partes (usuarios y arquitecto).

          “Dada la fuerza que este movimiento ha tomado en los últimos años, uno puede llegar a pensar que esta corriente arquitectónica es reciente; que sus raíces radican en el siglo XXI. Esto no podría ser una afirmación más falsa pues es esta filosofía arquitectónica la ha caracterizado a muchos otros periodos históricos y que una forma u otra han establecido las bases de esta arquitectura.” Así nos lo dice el Arq. Fernando Aguilar (2016)8 de Covachita, un taller de arquitectura que busca generar un dialogo sobre diseño, mejorando la calidad de vida de las personas integrando aspectos sociales y culturales a las soluciones que proyectan. Aguilar reconoce los valores y principios del movimiento en obras de arquitectura del siglo XX, en arquitectura mexicana proveniente de mentes de la talla de Mario Pani. Este último, un arquitecto que cronológicamente corresponde al movimiento moderno, desde los años 1940’s bien pudo establecer en sus obras practicas propias de lo que hoy llamamos arquitectura social.

         El movimiento de la Arquitectura Social no es una moda, no es pasajero, ni es nuevo; es eterno. Esta filosofía ha sido parte del desarrollo de comunidades evidenciado por la historia de la arquitectura y la de nuestras culturas. Es una corriente inclusiva, que levanta al usuario y lo pone al mismo nivel que el arquitecto dentro de un proyecto del cual ambos se beneficiaran. El arquitecto pasa a ser el director de esta orquesta, y, como cualquier orquesta, todos los instrumentos forman una parte integral de un todo para producir algo bello; para producir arquitectura. Una arquitectura que, como decía Frank Lloyd Wright (1930)9, “se ha convertido en orgánica”. Orgánica en el sentido espacial y plástico que Wright le dio, pues involucra a muchos actores que comportándose como un organismo le dará vida a una obra que cambiará la vida de todos los involucrados. Tal como los proyectos Usonian de Wright, emociones, historias y recuerdos formaran apego, respeto y conservación de la arquitectónica y de la familia, en este caso comunidades.

1 (2006). Design like you give a damn: Architectural responses to humanitarian crises. Metropolis Books. U.S.A.
2 Entrevista realizada al Dr. Pedro Pacheco, el día 26 de mayo de 2016.
3 Zumthor, P. (2003). Atmósferas. Gustavo Gili: España.
4 Entrevista realizada al Arq. Carlos Chávez, el día 26 de mayo de 2016.
5 Entrevista realizada a Jesús Alvares, el día 20 de junio de 2016.
6 Entrevista realizada al Arq. Manuel Martínez, el día 1 de junio de 2016.
7 Entrevista realizada a los Arq. César Guerrero y Arq. Ana Cecilia Garza, el día 20 de junio de 2016.
8 Entrevista realizada al Arq. Fernando Aguilar, el día 20 de mayo de 2016.
9 Wright, F. (2010). Arquitectura Moderna: Las Kahn Lectures 1930. Paidós. España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s